lunes, 15 de febrero de 2016

Una historia, mil caminos

La vida es una historia. Cada persona es la protagonista de la suya propia. Es como leer las páginas de un libro de "elige tu camino" en el que, cuando vas hacia el nuevo capítulo, se desintegra la otra opción. No siempre nos gusta la elección. Quizás la otra era más apropiada. Quizás era el camino que a pesar de todo debíamos seguir. Vivir es no arrepentirse por lo elegido, sino que se trata de entender cada palabra de cada página, de disfrutarla. Porque cada segundo es infinito en nuestra historia, un momento al que podremos volver eternamente.

Todas las palabras escritas en las hojas de nuestra historia, ya sean de dolor o de felicidad o pasión, han de ser amadas sin reparo, han de ser adheridas a nosotros, porque nos forman, nos enseñan quienes somos y nos muestran qué queremos ser. No importa el sufrimiento si de él experimentamos y extraemos hasta la última gota de dolor. No importa el amor si es tan solo cuatro letras, A-M-O-R, en el blanco lienzo del destino. Hay una diferencia entre vivir y estar vivos y, tan solo una, es la clave para ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada